Marcial Estévez Cidoncha

La Curia es un lugar ideal para cualquier tipo de celebración. Nosotros convidamos a familia y amigos, y pasamos un día inovidable. La casa y su entorno estan llenos de posibilidades. El jardin es perfecto en tamaño y servicios para disfrutar al aire libre. Hay espacio para colocar hichables, disfrutar de la piscina, una cervecita en la barra aprovechando el grifo… no falta detalle. El magnolio que preside el jardín tiene una lámpara preciosa que por la noche hace del jardín un espacio muy acogedor.

Llegamos a estar unas 75 personas, incluyendo niños, sin ningún tipo de agobio. Llevamos animadores para los peques y música en directo, se creó un ambiente maravilloso. El catering que contratamos no necesitó llevar nada más que la comida ya que la propia casa cuenta con todo tipo de menaje y mobiliario de jardín, así como una cocina en la que se puede preparar casi cualquier cosa.

La Curia por dentro nos encantó y sorprendió, la decoración es preciosa y orginal, un equilibrio perfecto entre el estilo de una casa tradicional de piedra y una decoración moderna. Esta llena de sorpresas y detalles en cada rincón.

Hay una zona «garaje-disco-bar» que nos permitió alargar la fiesta hasta la madrugada. También nos quedamos a dormir y así nos despreocupamos de tener que coger el coche.

Como colofón, la total disponibilidad y exquisito trato de Susana, la propietaria, hizo que todo fuera extremadamente sencillo y tengamos un recuerdo inolvidable de ese día.